24 julio, 2007

Con el pequeño huracán

Llegó
perfumada de jazmines
y acariciando adoquines
una bolsa de papel.

Frenó,
cual si fuera día de enero
hizo un alto en los canteros
y saltó a la intersección igual
que si nadie la mirara
fue a danzar a la hondonada
con el pequeño huracán.

"Verás,
no me importa lo que digan,
siempre soñé en esta esquina
con invitarte a bailar."


Dicen
que allá por los basureros
cartas huérfanas de apego
viajaron a la ciudad.

"Aquí
nada hay para nosotras,
yacemos tristes y rotas
como quien nos escribió ayer."
A la fiesta de la calle
se sumaron sin detalles
con el pequeño huracán.

Salió
una tropa de naranjas
que acampaba entre las zanjas
a asediar felicidad.

Huyó,
como en la magia de un cuento,
remontada por el viento
la bandada de papel.

Quedó un
basural entre las copas
de los árboles sin ropa
y algún día bajarán.
Algún día bajarán.
Algún día...























Ventarrón de madrugada - Julio 2007

4 comentarios:

Lina Masaki dijo...

Qué rima linda... qué temática niña... espero actualizaciones!
LLegué a tu blog por casualidad... y me quedo.

tan versátil como acústica dijo...

en al imagen, me impacta la, supongo no deliberada, imagen de la parejita sonriente tras la rama y el auto.

tan versátil como acústica dijo...

hora de actualizar.

Rita Florencia Herrera de la Silva dijo...

Que lindo bailaba el viento! :3
Me gustó mucho esto!